PASARON EL TRASLADO, TRIDUO Y BESAMANOS

23-12-2015

  


El pasado 13 de diciembre se puso fin a casi un año de estancia de esta Hermandad en la Iglesia episcopal de San Ignacio de Loyola por la ocupación de nuestra Parroquia de San Juan Bautista por la exposición “Las Edades del  Hombre”. Aquel soleado Domingo de diciembre comenzaba con una Misa en San Ignacio oficiada por nuestro Párroco y Director Espiritual, D. Benjamín López de Juan, en la que daba gracias especialmente por sus 50 años como sacerdote en la misma Iglesia en la que fue ordenado el 19 de diciembre de 1965. La Iglesia, que se llenó de hermanos y devotos, acogía así la última Misa de nuestra Parroquia y de nuestra Hermandad en dicha sede provisional, bajo la mirada de Nuestras Sagradas Imágenes que, en sus andas, se situaban a ambos lados del presbiterio. Ntro. Padre Jesús de la Salud estrenaba túnica de sarga morada y mantolín blanco, ambos donaciones de hermanos. Ntra. Sra. de la Esperanza estrenaba manto de terciopelo rojo donado por un grupo de hermanos y una nueva saya bordada a mano con hilos de seda sobre raso de novia por una hermana. Tras la Misa nuestra Hermandad entregó al Obispado, en la persona de su Canciller, D. Miguel García Yuste, una fotografía de Nuestras Imágenes en la Capilla que durante este último año habían ocupado en San Ignacio, como recuerdo de nuestra estancia para la posteridad. Posteriormente se agradeció al Real e Ilustre Patronato de Ntra. Sra. de las Angustias y Santo Sepulcro su acogida en su sede canónica durante este año entregándoles un ramo de flores, una campana para su paso del Santo Sepulcro y un cuadro con fotografías del momento del encuentro de nuestras Imágenes con las suyas el 19 de diciembre de 2014, cuando llegamos a San Ignacio. Dicho Patronato también tuvo bonitas palabras con nuestra Hermandad e hizo entrega de un ramo de flores, justo antes de aguardar junto a sus Sagradas Imágenes la despedida de Ntro. Padre Jesús de la Salud y Ntra. Sra. de la Esperanza, que pararon antes de salir a la calle ante Ntra. Sra. de las Angustias y el Santo Sepulcro, finalizando la despedida con el canto de la Salve. En el traslado los hermanos acompañaron cirios por las cuatro calles del recorrido hasta llegar a la plaza de la Iglesia de San Juan, que aguardaba engalanada la llegada de nuestros Sagrados Titulares precedidos por la cruz parroquial y numerosos hermanos, devotos y vecinos. Una pancarta entre flores y banderas decía “Bienvenidos a casa” como resaltó el Párroco al llegar ambas Imágenes a la puerta de San Juan frente a la que se situaron y, tras sus palabras de agradecimiento a la Hermandad, D. Benjamín abrió la puerta de nuestra casa, la Parroquia de San Juan Bautista, para que entrasen la cruz y las dos Imágenes y posteriormente todas las personas que acompañaban en aquel momento. El Coro de la Hermandad entonaba “Reina de Ávila” cuando por fin nuestras Sagradas Imágenes se dispusieron en el presbiterio de San Juan. Emotiva mañana para el recuerdo por la alegría que se manifestaba en los hermanos al regresar a casa.


  


Dos días después, el 15 de diciembre, comenzaba ya en San Juan el Solemne Triduo en honor de Ntra. Sra. de la Esperanza con la Ofrenda floral realizada por instituciones, hermanos honoríficos, cofradías y hermandades y organizaciones sociales . Ntra. Sra. de la Esperanza estrenaba en estos cultos una saya de terciopelo burdeos bordada que fue donada por un hermano y lucía el manto de terciopelo verde bordado y la corona de salida. Se situaba en el presbiterio de San Juan bajo un arco de flores ofrecido por los distintos grupos que conforman la Hermandad. La Misa fue oficiada por el Rvdo. D. Raúl García Herráez, Delegado Diocesano de Pastoral Vocacional y Canónigo de la S.A.I. Catedral de Ávila y acompañó el Coro de la Parroquia de San José Obrero. Comenzaba también la campaña de recogida de alimentos a favor de Cáritas “Kilos de Misericordia”, que durante todos los días se fueron depositando en la capilla frente a Ntro. Padre Jesús de la Salud, que ocupaba ya su retablo. El día 16 tuvo lugar, tras la segunda Misa del Triduo oficiada por D. Carlos Marcelo Barvarino, Secretario Particular del Rvdmo. Sr. Obispo de Ávila, la imposición de medallas y entrega de Estatutos a los nuevos hermanos. Acompañó el Coro de la Parroquia de San Pedro Apóstol. El tercer día se celebró la Misa especialmente ofrecida por los hermanos difuntos del último año oficiada por D. Fernando Carrasco, Delegado Diocesano de Caritas y Acción Social y cantó el Coro de nuestra Hermandad.


  


El 18 de diciembre, festividad de Ntra. Sra. de la Esperanza, la Iglesia de San Juan llena esperaba uno de los momentos más especiales en la Hermandad cada año: el Besamanos a la Santísima Virgen. Antes de la Misa el Ilustre Patronato de la Stma. Trinidad y Ntra. Sra. de las Vacas nos hizo entrega de un documento de agradecimiento por nuestra adhesión al proceso de coronación canónica de su Titular. La Función Solemne fue presidida por D. Benjamín López de Juan, Párroco y Director Espiritual con el acompañamiento musical de la Escolanía del Colegio Diocesano Pablo VI. Ntra. Sra. de la Esperanza se disponía delante del altar que había ocupado los tres días del Triduo para estar cerca de todos los fieles y devotos que se habían acercado en el día de su festividad a San Juan. El arco de flores cobijaba un Ave María de claveles blancos. La Junta Directiva, antes de finalizar la Misa, realizó un homenaje a D. Benjamín en sus 50 años de sacerdote y como agradecimiento por su labor, apoyo y dedicación a esta Hermandad que fue reconocido por una larga ovación de todos los hermanos presentes y plasmado en el cuadro que se le entregó con una fotografía suya frente a Ntra. Sra. de la Esperanza. Tras el canto de la Salve comenzó el Devoto Besamanos a Ntra. Sra. de la Esperanza. Mientras el Coro de la Hermandad cantaba “Reina de Ávila”, sevillanas dedicadas a Ntra. Sra. de la Esperanza y canciones marianas, decenas de devotos se acercaron a besar la mano a Ntra. Sra. de la Esperanza. Tras aproximadamente una hora de besamanos muchos hermanos compartieron un aperitivo en los locales parroquiales donde la Hermandad ofreció un vino a los asistentes.


 


 



Queremos agradecer su participación en nuestros cultos a los sacerdotes mencionados, a los coros que nos han acompañado un año más y a todos los hermanos que han acudido fieles a su cita con Ntra. Sra. de la Esperanza, así como al Ayuntamiento de Ávila por facilitar nuestro regreso a San Juan en la fecha fijada y a los hermanos que conforman el Taller de Hermandad, que han trabajado durante largos días en disponer la Iglesia de San Juan para poder estar abierta en los cultos de la semana pasada. También agradecemos al Obispado de Ávila y al Patronato del Santo Sepulcro su acogida en San Ignacio durante todo este año; cada Lunes Santo lo recordaremos cuando nuestra procesión pase por delante de San Ignacio en su itinerario de vuelta a San Juan.

PASARON EL TRASLADO, TRIDUO Y BESAMANOS
E-mail     -     Tienda     -     Quedan 105 días para el próximo Lunes Santo     -     Hazte hermano     -     Suscribirse